Historia de un pueblo extraño

Érase una vez un viajero del espacio, que trasegó por el universo por muchos años, hasta que encontró un planeta habitado por unos extraños seres.

Aterrizó en ese planeta desconocido, y procedió a iniciar su proceso explorativo. Al tratar de comunicarse encontró que solo algunos seres entendían su idioma, y muchos otros no. Entonces preguntó la razón por la cual algunos entendían su idioma, y otros no, y le dijeron que quienes entendían el idioma habían estudiado, mientras que los demás no.

¿y por qué no estudian todos? preguntó el viajero. Porque no todos pueden acceder a la universidad, no tienen suficiente dinero.

Luego notó que algunos seres eran acuerpados, fuertes y sanos, mientras que otros eran lánguidos, pálidos y débiles. Entonces preguntó por qué se presentaba la diferencia, y le dijeron que no todos tenían acceso a alimentos y medicinas, pues no tenían dinero.

Luego notó que algunos tenían vehículos para desplazarse, y otros no. Cuando preguntó por qué sucedía esto, le dijeron lo mismo, no todos tienen acceso a estos elementos, pues no todos tienen dinero.

Y así sucedió con todo, y el viajero se sorprendió por la forma como el acceso al dinero limitaba el acceso a la “calidad de vida” y concluyó:

“El problema de este mundo es que se sacrifica el bienestar general por la vanidad individual”

El viajero volvió a su casa, y nunca más se supo de él.

Ese planeta extraño es la Tierra, y esos seres extraños son los humanos, donde:

  1. Estamos en una época donde el conocimiento es más abundante que en ninguna otra época, pero no todos tenemos acceso a él, pues no todos tenemos dinero.
  2. El mundo es suficiente para que todos vivamos (toda la población mundial podría reunirse en el Valle del Rio Cauca para un concierto, y sobraría espacio), pero aún así, muchas personas no tienen un pedacito de suelo donde construir su casa.
  3. Existe medicina para curar la gran mayoría de enfermedades, y medicamentos capaces de combatir casi cualquier dolencia, pero los solo quienes pueden pagar por ellos pueden accederlos.
  4. Existe tecnología suficiente para que cada ser humano tuviera un vehículo volador no contaminante, pero no es posible porque no todos tienen el dinero.
  5. El sol puede proveer toda la energía que la humanidad necesita, de manera ilimitada, pero mucha gente no tiene acceso a la electricidad.
  6.  Y podría seguir con una larga e interminable lista, y siempre vamos a llegar a la misma conclusión: algunos pocos tendrán mucho, y muchos tendrán muy poco (o seguro que nada)

Juan David Maya Herrera

Poeta y filósofo moderno

2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *